Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×

Una cenicienta moderna (I)

Relato de un encuentro, así empezaron las cosas...


Foto del autor @Fdez33,

Se llamaba Lili, su nombre completo era Liliana, pero nadie lo sabía más allá de su familia más cercana. Su madre había sido la que queriendo llamarle Lili se vio obligada a registrarla como Liliana, porque así lo quiso el funcionario de turno del Registro Civil. Desde que salió de allí con ella inscrita ya nunca más la llamaron Liliana, sólo Lili.

Había nacido muy menudita y después de muchos años seguía siendo muy menudita, a veces le pedían el DNI para poder pasar a ciertos lugares, o comprar bebidas alcohólicas, etc. No aparentaba los años que tenía y su aspecto e indumentaria no ayudaban a echarle más edad.

Ese día, pero hacía años que mantenía ese aspecto, llevaba la cabeza rapada desde la nuca y las patillas hasta la mitad, cerca de la coronilla, donde llevaba cinco rastas largas como las crines de un caballo. De la frente a la coronilla era donde jugaba con el pelo más, a veces se lo teñía de colores, o se lo cortaba, se lo dejaba crecer, o lo trenzaba, o lo peinaba con algo de gomina haciendo una marcada línea al centro y dejándolo caer simétricamente hacia los lados de la cabeza. Le llegaba hasta las orejas y poco más, excepto dos mechoncitos largos que le caían de las sienes hasta la barbilla. Lili a veces era como una duendecilla mágica salida de un bosque y mezclada con una sociedad humana de la que no se sentía parte. Ese día, como iba diciendo, llevaba unas sandalias y unas medias mallas de líneas horizontales, verde, naranja y morado. Encima llevaba una camiseta negra con un hada estampada que le llegaba hasta la mitad del muslo y era lo suficientemente entallada pero amplia para poder sentarse y con las rodillas junto al pecho hacerse un ovillo dentro de la propia camiseta. Las mangas pretendían ser cortas pero le llegaban hasta más abajo del codo. Y se abrigaba con una cazadora vaquera negra y como última prenda llevaba un bolso de viscosa y algodón, negro por la cara interior y de flores y mariposas estampadas en un fondo degradado entre azul y morado por la cara exterior.

Iba por la calle comiendo pistachos cuando perdió una de las sandalias y ni se dio cuenta… fue otra chica la que se agachó a recogerla y caminó tras ella. Apurando el paso para alcanzarla y con la sandalia en una mano le pudo tocar el hombro.

De su boca salió un susurro;

-Excuseme! (pronunciado "esquiusmi")

A penas audible, pero seguidamente, con una sonrisa la miró a la cara y ladeó la cabeza. Lili se sonrojó al ver la sandalia en su mano y fue a echar sus manos para agarrarla y estaban llenas de pistachos, de modo que no pudo hacerlo y… la otra muchacha no dudó en agacharse y con una rodilla en el suelo y la otra no, se ofreció a calzar a Lili, como si fuera Cenicienta, la princesa del cuento, recibiendo su zapatito de cristal.

Ante esta situación la gente miró la escena, observaron, se pararon, etc.

La chica del suelo calzó a Lili y le sujetó la correa del tobillo lo más floja que pudo, haciéndole entender que comprendía por qué la llevaba suelta. Y de paso se ofreció a hacer lo mismo con la correa de la otra sandalia, que Lili también llevaba suelta. Una vez hecho, se levantó, se situó frente a Lili cara a cara y con una mirada a los ojos fue suficiente. Tras dar por concluida la mirada siguió caminando en la misma dirección que llevaba antes, Lili le siguió, en la poca memoria que tenía de su voz creía haberle entendido hablar en inglés, de modo que le habló en ese idioma, eso sí, sin ocultar un ápice su acento gallego. La muchacha caminaba rápido, era más alta que Lili y estaba logrando sacarle ventaja, ésta se esforzaba por no perder la distancia. Acabó soltando los pistachos en el bolsillo de la cazadora y sacudió las manos. Echó una carrera para alcanzarle y hablarle a su lado.

Continuará...


Fdez33

Fdez33

Más sobre Fdez33


«Una cenicienta moderna (I)» es un artículo original escrito por Fdez33 para Matices

Comentarios


    Click para elegir imagen
    Síguenos y no te pierdas nada
    Los mejores maticers del momento

    Ver todos

    (*)mejores maticers teniendo en cuenta los puntos obtenidos en los últimos 30 días

    Sobre Matices

    Matices es un punto de encuentro de las últimas tendencias en moda, belleza, hogar, cocina, salud, deporte y tendencias para el hombre. La filosofía de Matices es que cualquiera puede aportar sus experiencias y conocimientos para fomentar la información sobre estas tendencias y estar a la última

    Así que define tu papel: puedes simplemente entrar a leer, votar y comentar los artículos o puedes ir un paso más allá y crear tus propias historias para ganar la fama dentro de nuestra comunidad. Para ello, puedes utilizar nuestras poderosas herramientas de edición. ¡Demuestra que estás a la última!

    Síguenos desde cualquier lugar

    Matices está hecho con última tecnología para que nos lleves siempre encima, tanto en escritorio, móvil, portátil, tablet, etc.

    G0.1466